La sección de comentarios en las entradas ha sido cerrada. Al considerar que las consultas realizadas en dicha sección son de difícil seguimiento por los usuarios se ha habilitado un Foro sobre comunidades de propietarios en el nuevo portal Comunidad Horizontal donde pueden plantearse consultas o ayudar a otros usuarios. Disculpad las molestias.

miércoles, 5 de mayo de 2010

¿A quién se debe devolver la derrama, al propietario que la abonó o al nuevo propietario?

[Revista del CGCAFE Nº 149 - julio 2009
Consulta contestada por Quantor Grupo Editorial]

Consulta


Una comunidad de propietarios, aprobó en febrero de 2003 una derrama, que fue abonada por el propietario del piso en tres plazos (marzo, abril y mayo). En noviembre del mismo año la propiedad se vendió. Y al año siguiente de venderse, en junio de 2004, la Junta de Propietarios, deci­dió no realizar las obras y, por tanto, devolver las derramas a sus propietarios. ¿A quién se debe devolver la derrama, al anterior pro­pietario que abonó las cantidades o al nuevo propietario?

Respuesta


En nuestra opinión, los importes correspondientes a las derramas depositadas en la cuenta de la comunidad co­rresponden a quien sea propietario del mismo en el mo­mento de la aprobación de las cuentas anuales. Por lo que cambian de titularidad en el caso de compraventa de la vi­vienda, ya que el piso o local es el objeto de derechos y obligaciones, independientemente de quien sea su titular. El comprador se beneficia del saldo o importe positivo o responde del negativo, según cual sea el saldo existente en el momento de la venta.

En ningún precepto legal se contempla el derecho del copropietario a que le sea restituido el saldo contable favo­rable o las cantidades depositadas en concepto de derra­ma que pudiera tener con la comunidad. Por lo tanto, ésta no se ve obligada a devolver esas cantidades en tanto que se trata de previsiones de futuro de las que únicamente se podrá disponer mediante acuerdos de la Junta de Propie­tarios que decidan repartir esos fondos favorables entre los copropietarios.

Debe tenerse en cuenta que los fondos bancarios de la comunidad son elementos comunes de ésta y sólo me­diante acuerdo comunitario podrán repartirse, por lo que la Junta de propietarios es la única legitimada para decidir sobre el destino a dar a tales fondos, sin que exista un de­recho a exigir el reparto de los mismos por la no realiza­ción de las obras. En este sentido debe considerarse que se trata de unos fondos afectos a la comunidad con los que ésta puede decidir realizar obras o mejoras en el mo­mento en que así se decida, por lo que el hecho de que es­ta cantidad no se haya utilizado todavía no supone que no se vaya a emplear en el futuro.

Tampoco se contempla en ningún precepto legal que la Junta de Propietarios tenga obligación de realizar liquida­ciones individuales, sino únicamente la de reunirse una vez al año y aprobar las cuentas y presupuestos anuales, (art. 16 de la Ley de Propiedad Horizontal, LPH), momento éste en el que podrán hacerse las liquidaciones anuales y acordar la devolución del saldo po­sitivo al titular del piso o local.

Esta devolución, acordada en la junta, le corresponde­rá al que en ese momento sea titular de la vivienda o local, quedando al margen de la comunidad los pactos que a es­te respecto puedan establecerse entre comprador y vende­dor. En este sentido, debe recordarse que la cuota asigna­da a cada propietario da derecho no sólo a la participación en las cargas sino a la participación en los beneficios por razón de la comunidad desde el mismo instante en que sea propietario (art. 5 LPH).

Entradas relacionadas [Mostrar/Ocultar]