La sección de comentarios en las entradas ha sido cerrada. Al considerar que las consultas realizadas en dicha sección son de difícil seguimiento por los usuarios se ha habilitado un Foro sobre comunidades de propietarios en el nuevo portal Comunidad Horizontal donde pueden plantearse consultas o ayudar a otros usuarios. Disculpad las molestias.

viernes, 6 de mayo de 2011

El nombramiento como Presidente de un no propietario debe ser impugnado

[Jurisprudencia Comunidades de Propietarios - Presidente - Impugnación]


Establece el artículo 13.2 de la Ley de Propiedad Horizontal (LPH) que "el Presidente será nombrado, entre los propietarios, mediante elección o, subsidiariamente, mediante turno rotatorio o sorteo", es decir, que es imperativa la condición de propietario para ser nombrado Presidente de la Comunidad de Propietarios. Recientemente, en un Foro sobre Propiedad Horizontal, un usuario afirmaba que el nombramiento como Presidente de un no propietario era un acuerdo nulo de pleno derecho, es decir, que su ineficacia es intrínseca y por ello no produce efectos jurídicos desde su nacimiento, incluso en ausencia de impugnación.

Desde aquí discrepamos de tal afirmación ya que hemos visto en varias ocasiones la distinción entre acuerdos nulos y anulables en materia de Propiedad Horizontal, entre nulidad radical y anulabilidad (STS 17-12-2009). En la siguiente sentencia del Tribunal Supremo se trata el tema del nombramiento como Presidente de la Comunidad de un no propietario.

Sentencia del Tribunal Supremo, 11-11-2009
Extracto


"El único motivo de este recurso acusa la infracción de los artículos 13.2 y 3 y 15 de la Ley de Propiedad Horizontal y 6.4 Código Civil, 62 y 63 de la Ley de Sociedades de Responsabilidad Limitada, 7.6, 418.3, 496.1 y 394 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, en correlación con el artículo 469.3 de éste último ordenamiento, al entender que concurre la excepción de falta de legitimación pasiva, al no ser propietario el Presidente de la Comunidad, ni administrador de la sociedad propietaria, lo cual constituye un defecto no subsanable, al ir contra norma de "ius cogens".

El motivo se desestima.

El requisito básico es que el nombrado Presidente sea propietario, por lo que, en principio, hay que rechazar que el designado no ostente esta condición; el artículo 13.2 de la Ley de Propiedad Horizontal dispone tajantemente que "el Presidente será nombrado, entre los propietarios, mediante elección o, subsidiariamente, mediante turno rotatorio o sorteo" .

Ocurre, a veces, que se hace ese nombramiento a persona que no goza de la titularidad y la decisión funciona materialmente.

Inclusive, alguna posición jurisprudencial ha admitido a estos efectos al cónyuge o el hijo del dueño o un tercero (SSAP de Tarragona de 22 de enero de 1998, Santa Cruz de Tenerife de 5 de mayo de 1998, y STS de 4 de mayo de 1998 ), pero se trata de resoluciones que significan más la admisión de una situación de justicia material, que de una aplicación rigurosa de la norma legal.

No obstante, si la Junta toma un acuerdo en ese sentido, que indudablemente es contrario a la Ley, procede la impugnación judicial, en la forma y plazos establecidos en el artículo 18 de la Ley, según señala la STS de 18 de marzo de 2003.

En el caso del debate, no sólo no ha habido impugnación judicial al acuerdo relativo al nombramiento del Presidente no propietario, sino que la demanda ha sido promovida contra la "COMUNIDAD DE PROPIETARIOS DEL EDIFICIO000 NÚMERO NUM000 DE LA PLAZA000 ", de Cartagena, en la persona de su Presidente, precisamente don Luis Pablo, con domicilio en el mismo edificio, planta NUM003, en ejercicio de la acción de la impugnación de acuerdos prevista en el artículo 18.1 a) de la Ley de Propiedad Horizontal.

En el escrito de interposición de este recurso se manifiesta que la carencia de aptitud legal de don Luis Pablo como Presidente de la Comunidad, fue detectada por el demandante ya rebasada la audiencia previa, cuando el Juzgado, a instancia de la demandada, le concedió un plazo para subsanar el defecto, lo que supone un reconocimiento previo de que no se efectuó reclamación alguna en dicha fase.

Los efectos de la falta de legitimación activa y de la pasiva son desiguales, con el contenido de una mayor gravedad procesal en los de la última, pues si el defecto no subsanado afectase a la personación en forma del demandado, se le declarará en rebeldía, sin que de las actuaciones que hubiese llevado a cabo quede constancia en autos (artículo 418.3 de la Ley de Enjuiciamiento Civil).

En el supuesto debatido, la disfunción fue subsanada en la forma establecida en la instancia".

Entradas relacionadas [Mostrar/Ocultar]