La sección de comentarios en las entradas ha sido cerrada. Al considerar que las consultas realizadas en dicha sección son de difícil seguimiento por los usuarios se ha habilitado un Foro sobre comunidades de propietarios en el nuevo portal Comunidad Horizontal donde pueden plantearse consultas o ayudar a otros usuarios. Disculpad las molestias.

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Guía para evitar averías y daños eléctricos en la vivienda

[Guías sobre edificación, vivienda y alquiler - Guías comunidades de propietarios]


Ya se vieron en otra ocasión algunos consejos para ahorro energético en iluminación de viviendas. Vemos ahora una pequeña guía para la prevención de averías y daños eléctricos en la vivienda:
  • Los lugares del hogar donde se producen accidentes eléctricos con más frecuencia son el baño y la cocina, por los cortocircuitos y descargas que se pueden sufrir cuando las manos o el cuerpo húmedo entran en contacto con un aparato eléctrico, un enchufe o un interruptor.
  • Cocina y baño deben contar con toma de tierra y en la cocina los enchufes han de colocarse a más de un metro de los grifos. Tampoco se pueden colocar interruptores a un metro de la zona que rodea la ducha o la bañera, aunque sí se podrían instalar tomas de corriente de seguridad o protegidas por diferenciales.
  • La regla de oro para evitar los accidentes eléctricos cuando se manipula la corriente o cualquier aparato eléctrico es tener las manos bien secas y no caminar descalzo o con los pies húmedos al utilizar, enchufar o desenchufar cualquier aparato.
  • Ante la más mínima duda con un problema eléctrico, se debe consultar y solicitar los servicios de un profesional cualificado.
  • No desconecte los equipos tirando de los cables. Hágalo cogiendo la clavija del conector y tirando de ella.
  • No conecte cables sin clavijas de conexión homologadas.
  • Evite el paso de personas y equipos sobre alargaderas o cables eléctricos.
  • Utilice protectores en los enchufes cercanos a los niños pequeños.
  • La instalación eléctrica tiene que estar en buen estado de conservación para evitar cortocircuitos, una revisión periódica es lo conveniente.

Por otra parte, se debe comprobar que la instalación eléctrica de la casa cumple con todos las normas de seguridad necesarias:

  • Las casas con mayor riesgo de sufrir accidentes eléctricos son las construidas antes de 1973, porque aún no se había redactado la norma que regula la seguridad de las instalaciones eléctricas.
  • Las casas construidas entre 1973 y 1985 tampoco están exentas de peligro: no cuentan con interruptor diferencial, elemento clave que protege a las personas ante posibles fallos de la instalación eléctrica.
  • Desde 1985 es obligatorio instalar el interruptor diferencial, que -para evitar accidentes- corta el suministro cuando se detectan fugas a tierra. Quien haga este trabajo debe ser un instalador autorizado por la Dirección General de Industria y Energía.

¿Cómo calcular la potencia necesaria?


Como referencia, para un uso normal de luz, frigorífico, calentador de agua, aspiradora, plancha y lavadora, la potencia mínima recomendada es de 4,6 kW (kilovatios). Si se pretende utilizar también lavavajillas, horno eléctrico, vitrocerámica, secadora y otros pequeños electrodomésticos, la potencia necesaria se dispararía hasta casi 7 kW. En caso de que la vivienda cuente con calefacción eléctrica y sistema de aire acondicionado, se requiere al menos 9 kW.

Si se cuenta con menos potencia de la necesaria, el interruptor de control de potencia (ICP) saltará siempre que se pongan en marcha a la vez demasiados aparatos, lo que acaba causando problemas a la larga.
Fuente | Reparalia

Entradas relacionadas [Mostrar/Ocultar]