La sección de comentarios en las entradas ha sido cerrada. Al considerar que las consultas realizadas en dicha sección son de difícil seguimiento por los usuarios se ha habilitado un Foro sobre comunidades de propietarios en el nuevo portal Comunidad Horizontal donde pueden plantearse consultas o ayudar a otros usuarios. Disculpad las molestias.

jueves, 8 de diciembre de 2011

Limitación del uso de la piscina para las viviendas alquiladas de la comunidad

[Casos prácticos Comunidades de Propietarios - Revista del CGCAFE Nº 158, octubre 2011 - Consulta contestada por Quantor Grupo Editorial]


Esta consulta y su respuesta han sido extraídas de la revista 'Administración Rústica y Urbana' (nº 158, octubre 2011) del Consejo General de Colegios de Administradores de Fincas de España.

Pregunta


En una Urbanización que dispone de piscina, se dan problemas entre los inquilinos y los propietarios, porque los segundos consideran que dichos inquilinos realizan un uso abusivo sobre dicha piscina, generándose un perjuicio por ello.

¿Cómo puede eliminarse, limitar o coartar el uso que los inquilinos hacen de la piscina? ¿Podrían éstos oponerse a tal cosa?

Respuesta


En nuestra opinión, se podría poner un número limitado de carnets y/o entradas o invitaciones, según la costumbre, pero debe ser igual para todos los pisos, estén o no alquilados. De esta forma, todos los propietarios sufren dicha disminución potencial de uso de forma equitativa o proporcional, tengan o no alquilados sus pisos. Es decir, no hay propietarios de mejor o peor derecho en la medida en que todos pueden alquilar sus viviendas.

Tal disposición podría aprobarse en un reglamento de régimen interno. En efecto, tal reglamento son aquellas normas que, aprobadas por el conjunto de los propietarios por mayoría ordinaria, regulan los detalles de convivencia y la adecuada utilización de los servicios y cosas comunes, dentro de los límites establecidos por la Ley y los Estatutos (art. 6 LPH).

Las normas de régimen interior deben ser aprobadas por la mayoría ordinaria del conjunto de los propietarios que, a su vez, representen la mayoría de las cuotas de participación, en primera convocatoria. En segunda convocatoria serán válidos los acuerdos adoptados por la mayoría de los asistentes, siempre que ésta represente, a su vez, más de la mitad del valor de las cuotas de los presentes (art. 17.4 LPH).

Dicho acuerdo obliga a todos los propietarios, por lo que también obliga a los propietarios de los pisos en arrendamiento.

Entradas relacionadas [Mostrar/Ocultar]